Pérdida capilar en los hombres

La calvicie de patrón masculina, una condición que afecta a más de dos tercios de los hombres, es el resultado de cambios hormonales que hacen que el folículo capilar se reduzca y el cabello crezca a un ritmo más lento de manera continua. Eventualmente, el crecimiento se detiene por completo y el cabello cae, generalmente siguiendo un patrón predecible. La gran mayoría de los hombres de este país tienen una escasez de cabello significativa al llegar a los 50 años. No está solo.

Todos sabemos que la pérdida capilar modifica nuestro aspecto, pero también puede afectar cómo nos sentimos con nosotros mismos. Quizás esté sufriendo una baja en su autoestima o se siente menos seguro en el trabajo o en situaciones sociales. Nuestra sociedad relaciona la pérdida capilar con el envejecimiento y el enlentecimiento. Y aunque no sienta eso, la forma en que otras personas lo ven y cómo usted se ve a sí mismo afecta su comportamiento.

El objetivo obvio de la restauración capilar para los hombres es generar una cabellera abundante y de aspecto natural, pero verse y sentirse más joven también tiene otros beneficios. Tanto los hombres como las mujeres indican que se sienten más cómodos en sus relaciones interpersonales y sociales. Su desempeño en los negocios suele mejorar. Se sienten más seguros y más interesados en la vida, y proyectan una autoimagen más fuerte y positiva. El impacto de un crecimiento exitoso sin dudas mejora la vida. A algunas personas, incluso les cambia la vida. Con tantas cosas en juego, uno desea una terapia capilar en la que pueda confiar.

Opciones de tratamiento para hombres

Existen varias opciones para el tratamiento de la pérdida capilar en los hombres: hay fármacos recetados administrados por vía oral, soluciones de uso tópico con medicamentos, cirugía de restauración capilar y terapia láser. Hay muchos factores a tener en cuenta al decidirse por una opción de tratamiento. Lea más información sobre cómo elegir la mejor opción de tratamiento contra la pérdida capilar. La medicación para combatir la pérdida de cabello, como el minoxidil y el finasteride, y la terapia láser están dirigidas a detener o ralentizar la pérdida capilar y, en algunos casos, incluso revertirla. Las cirugías de trasplante capilar trasplantan cabello real de otra área (generalmente, la parte posterior o lateral del cuero cabelludo) a la zona donde se desea recuperar el cabello.

El tratamiento con luz de bajo nivel está disponible para pacientes que sufren pérdida capilar, tanto hombres como mujeres. La luz roja del láser visible es efectiva para estimular y energizar las células dentro del folículo capilar. La terapia láser de bajo nivel (Low-level laser therapy, LLLT), ahora también conocida como fotobiomodulación o PBMT, se usa desde los años sesenta para tratar diversas afecciones médicas, como úlceras crónicas y dolores crónicos, como dolor de cabeza, dolor musculoesquelético y neuropático, sin efectos secundarios adversos de importancia. Se cree que la LLLT aumenta el metabolismo celular para lograr un cabello más grueso, brilloso y duradero.

A principios de los años ochenta, se comprobó que el fármaco hipotensor minoxidil estimula el crecimiento de nuevos cabellos, y, eventualmente, se aprobó como tratamiento tópico para la calvicie de patrón masculina y la calvicie en mujeres (específicamente, la “alopecia androgenética” o AGA). Se sabe que el minoxidil actúa abriendo los canales de potasio, pero el mecanismo por el cual es efectivo en el cabello no está claro. Aparentemente, convierte los vellos corporales, que son cabellos corporales cortos y finos, en cabellos terminales, que son cabellos “normales” completamente desarrollados. También parece normalizar el folículo capilar y aumentar la “fase de crecimiento” de los folículos capilares. Se ha comprobado que el minoxidil ayuda a hacer más lenta o detener la pérdida capilar hereditaria en 4 de cada 5 personas. A algunas personas incluso les crecen nuevos cabellos. Para una minoría, incluso puede volver a hacer crecer cabellos perdidos en la zona de la coronilla (parte posterior de la cabeza).

El motivo por el cual es famoso el finasteride (Propecia®) es que mantiene el cabello existente. El 83 % de los hombres estudiados pudieron mantener la cantidad original de folículos, y el 64 % experimentó regeneración después de 2 años. Propecia logra esto mediante la inhibición de la creación de DHT en el organismo. La DHT es una hormona natural que ayuda al desarrollo sexual en los hombres durante el desarrollo fetal y la pubertad. Cuando un hombre comienza a experimentar cambios hormonales con el paso del tiempo, la DHT se convierte en el peor enemigo de algunos folículos capilares. Los folículos de la parte delantera, superior y posterior de la cabeza en la mayoría de los hombres están genéticamente programados para ser susceptibles a la DHT en algún momento de su vida. Los cabellos que cubren los lados y la parte inferior de la cabeza no son susceptibles a la DHT, por lo que la mayoría de los hombres no pierden cabello en estas zonas. Durante la pérdida capilar, la DHT afecta el crecimiento de los folículos. Además, es un proceso sumamente largo, y los ciclos del crecimiento capilar generalmente van de 3 a 9 meses. Sin un inhibidor de la DHT a nivel sistémico (en el flujo sanguíneo) o local en el cuero cabelludo, cada vez que ocurre un ciclo capilar, el folículo se hace más delgado y más corto y, finalmente, deja de crecer. Recientemente, se descubrieron muchos efectos secundarios de Propecia, lo que lo convierte en una opción de tratamiento poco atractiva para muchos.

Patrones de pérdida capilar en los hombres

La calvicie de patrón masculina se produce con un patrón particular para la mayoría de los hombres. Tenga en cuenta que el patrón no aplica a las mujeres. A continuación, se representan las siete clasificaciones de la pérdida capilar masculina.

¡Se ha suscrito correctamente!
Powered by Translations.com GlobalLink OneLink Software